Por que evaluar coeficiente intelectual

Por: Margarita Moñino

Dentro de nuestra evaluación completa, Análisis Neurofuncional, proponemos la aplicación de pruebas para conocer el estado del consultante en 3 áreas de su funcionamiento: cerebral, cognitiva y emocional.

En algunos casos, no resulta muy clara la razón por la cual incluimos un examen de Coeficiente Intelectual para una persona que consulta por temas emocionales, por ejemplo, ansiedad, depresión, Trastorno obsesivo compulsivo (TOC), entre otras, y he aquí la razón.    

Varios trastornos de salud mental pueden afectar el funcionamiento cognitivo de una persona, de manera que los resultados del examen en este ámbito nos pueden ayudar a comprender la presentación clínica de la condición, diferenciar entre trastornos, planificar el tratamiento, monitorear el progreso y detectar comorbilidades. Esto permite una atención más completa y efectiva para los consultantes, ya sea con o sin diagnóstico previo.

Algunos de los motivos de consulta más frecuentes que tratamos en Insight Psicología son los siguientes, veamos en cada uno de ellos cómo se pueden ver afectadas las funciones cognitivas: 

  1. Trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH): El TDAH puede afectar la capacidad de atención, la concentración y la memoria de trabajo (capacidad que nos permite retener y trabajar con información relevante en el momento presente.).
  2. Trastorno del aprendizaje: Los trastornos del aprendizaje, como la dislexia (afectación en la forma en que el cerebro procesa el lenguaje y la lectura) o la discalculia (dificultad para comprender y utilizar conceptos numéricos y matemáticos), pueden afectar la capacidad de una persona para adquirir habilidades académicas básicas, lo que puede influir en su funcionamiento cognitivo. 
  3. Trastorno bipolar: Las fluctuaciones en el estado de ánimo asociadas con el trastorno bipolar (cambios extremos en el estado de ánimo, que van desde períodos de euforia a depresión) pueden afectar el funcionamiento cognitivo, incluida la memoria, la atención, la toma de decisiones y resolución de problemas.
  4. Trastorno de ansiedad y depresión: La ansiedad y la depresión pueden interferir con el funcionamiento cognitivo de una persona, especialmente en lo que respecta a la concentración, la memoria, la expresión verbal y la toma de decisiones.
  5. Trastorno Obsesivo Compulsivo (TOC): El TOC puede afectar el funcionamiento cognitivo al causar pensamientos recurrentes y comportamientos compulsivos que pueden interferir con las actividades diarias, la planeación y la toma de decisiones. 

Estos son tan solo algunos ejemplos de cómo el componente cognitivo puede incidir y/o verse afectado por condiciones de salud mental, y en ello radica la importancia de su evaluación, pues es fundamental conocer el estado de base global del consultante para poder plantear un tratamiento holístico que ayude a regular el estado desde diferentes frentes. 

Referencias: 

Aponte, M., Quijano M.C y Salazar C. (2008) Cambios cognoscitivos en la enfermedad mental de pacientes que asisten al Programa de Hospital Día del Hospital Psiquiátrico Universitario del Valle. Periódicos Electrónico en Psicología, Diversitas v.4 n.1

Herrera, A. & Maldonado, A. (2002). Cognición y depresión: ¿causa o efecto?. Psicología Conductual, 10 (2), 269-285.

¿Te resultó útil este contenido?

Haz clic en las estrellas para votar

Votación promedio 0 / 5. Número de votos: 0

Deja una respuesta

Call Now Button