Niño leyendo para que medir coeficiente intelectual

Por: Psicólogo Mauricio Trujillo

La medición del coeficiente intelectual (CI) ha sido un tema de fascinación y debate durante décadas. Asociado a menudo con la genialidad, el éxito y hasta la superioridad intelectual, el CI es un concepto que ha permeado nuestra sociedad, generando tanto admiración como malentendidos. Pero, ¿qué hay de cierto en todo lo que se dice sobre el CI? ¿Es realmente una herramienta útil para evaluar la inteligencia o simplemente un número más sin significado real? Este artículo se propone desmitificar algunas de las creencias más comunes alrededor del coeficiente intelectual y revelar su verdadera utilidad, especialmente en el contexto del cuidado de la salud mental.

Mitos Comunes Sobre el Coeficiente Intelectual

Antes de adentrarnos en la verdadera utilidad del CI, es crucial desmontar algunos de los mitos más persistentes y explicar por qué no son del todo ciertos.

Mito 1: Un Alto CI es Sinónimo de Éxito

Uno de los mitos más arraigados es que una puntuación alta en un test de CI garantiza éxito en la vida. Si bien es cierto que un CI elevado puede indicar ciertas habilidades cognitivas avanzadas o superiores frente a lo esperado para el rango de edad, el éxito en la vida depende de una combinación de factores, incluyendo la inteligencia emocional, la perseverancia, las habilidades sociales y, por supuesto, las oportunidades disponibles.

Mito 2: El CI es Inmutable

Otra creencia popular es que el CI es una cifra estática que no cambia a lo largo de la vida. Investigaciones recientes han demostrado que, si bien la genética juega un papel importante, el ambiente, la educación y las experiencias personales también pueden influir significativamente en la puntuación de un individuo a lo largo del tiempo.

Mito 3: El CI Mide la Inteligencia en su Totalidad

Finalmente, está el mito de que el CI es un indicador completo de la inteligencia de una persona. Aunque los tests de CI están diseñados para medir una amplia gama de habilidades cognitivas, hay aspectos de la inteligencia, como la creatividad, la inteligencia emocional y las habilidades prácticas, que estos tests no pueden evaluar adecuadamente.

La Verdadera Utilidad de Medir el Coeficiente Intelectual

Una vez desmontados los mitos, hablemos sobre la verdadera relevancia de medir el CI, especialmente en el ámbito del cuidado de la salud mental.

El CI en Niños y adolescentes

En este grupo etario, un examen de CI puede ser una herramienta valiosa para identificar tanto capacidades excepcionales como posibles dificultades de aprendizaje. Esto permite a padres y educadores adaptar los métodos de enseñanza para satisfacer las necesidades individuales de cada menor. Además, comprender sus fortalezas y debilidades en el aprendizaje, puede ayudar a fomentar su autoestima y su motivación.

El coeficiente intelectual en Adultos

Para los adultos, conocer su CI puede ofrecer insights (hallazgos) sobre sus propias capacidades cognitivas, permitiéndoles buscar roles y entornos que se alineen mejor con sus habilidades. 

En el contexto de la salud mental, independiente de la edad, un examen de CI puede ser parte de una evaluación más completa, ya sea para diagnosticar, o para tratar condiciones o síntomas asociados con trastornos como: déficit de atención e hiperactividad (TDAH), de aprendizaje, bipolar, ansiedad, depresión, entre otros. 

Conclusión

La medición del coeficiente intelectual, lejos de ser un simple número, es una herramienta compleja que, usada correctamente, puede ofrecer valiosa información sobre las capacidades cognitivas de una persona. Sin embargo, es crucial entender que el CI es solo una parte del rompecabezas de la inteligencia y que el verdadero potencial de un individuo no puede ser cuantificado únicamente por este medio. Al desmitificar las creencias populares y comprender su verdadera utilidad, podemos adoptar una perspectiva más equilibrada y productiva sobre el CI y su papel en el cuidado de la salud mental.

Recordemos que, en la búsqueda del bienestar y la realización personal, la comprensión compasiva de nuestras propias capacidades y limitaciones es tan importante como cualquier cifra que pueda asignarnos una prueba.

Referencias:

García-Bullé, S. (2019). Las pruebas de inteligencia y su vigencia en el siglo XXI. Tomado de: https://observatorio.tec.mx/edu-news/las-pruebas-de-inteligencia-y-su-vigencia-en-el-siglo-xxi/

González, L. y López G. Inteligencia y educación. Revista Panamericana de Pedagogía 8(8):155-211. Tomado de: https://www.researchgate.net/publication/285581186_Inteligencia_y_EducacionLlor, L. (2014). Nuevas perspectivas en la evaluación cognitiva: inteligencia analítica y práctica. Tomado de: https://digitum.um.es/digitum/bitstream/10201/40127/1/TESIS_COMPLETA_ANEXOS.pdf

¿Te resultó útil este contenido?

Haz clic en las estrellas para votar

Votación promedio 0 / 5. Número de votos: 0

Deja una respuesta

Call Now Button