Déficit de Atención e Hiperactividad

TDAHImagen Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH)

 ¿Qué es Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH)?

Imagen: Designed by Freepik

El Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDHA) es un trastorno que hace extraordinariamente difícil para las personas concentrarse en tareas, prestar atención, estarse quietos, y controlar el comportamiento impulsivo. Esto afecta de forma significativa su desempeño escolar o laboral y las relaciones que establece con los otros.

 ¿Qué ocurre en el cerebro?

El Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad puede aparecer cuando ciertas áreas del cerebro no se han desarrollado de forma eficiente, llevando a que las neuronas no tengan las suficientes conexiones (sinapsis) que le permitan funcionar de forma adecuada. Esto se ve reflejado en una comunicación cerebral muy lenta principalmente en las regiones prefrontales y frontales de la corteza cerebral.

¿Cuáles son las manifestaciones?

Imagen (TDAH)

  • La persona se distrae fácilmente.
  • Tiene dificultad para seguir las instrucciones.
  • No parece escuchar cuando se le habla directamente.
  • Tiene problemas para organizarse.
  • Evita o le disgusta realizar esfuerzos prolongados.
  • Es olvidadizo, siempre perdiendo cosas.
  • Se muestra inquieto o se moverse mucho, con dificultad para quedarse en un sitio o esperar su turno.
  • Tiende a responder de forma impulsiva e incluso agresiva en ciertas ocasiones
  • Impaciencia extrema.
  • Habla o interrumpe a otros excesivamente, contestar abruptamente antes de escuchar las preguntas.

 

¿Qué tratamientos ayudan al Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH)?

  • Neurofeedback: Estimula de forma natural la maduración del cerebro para ayudarle a funcionar de forma eficiente, mejorando así los tiempo de atención, el control de impulsos y la hiperactividad.

 

  • Terapias Conductuales: Busca ayudarle al niño y a sus padres a desarrollar herramientas que le permitan controlar los comportamientos negativos que genera el trastorno.

 

  • Medicamentos: Los psicoestimulantes tales como el metilfenidato (Ritalina) y la dextroanfetamina (Adderall) son comúnmente utilizados para estimular la producción de neurotransmisores que regulan la atención y el control de los impulsos. Estos deben ser recetados y monitoreados únicamente por un psiquiatra.